¿RECONOCE AL MASCHERANO DE SU EMPRESA?

 Ese Mascherano es dueño de frases poderosas. Está consciente de su efecto dinamizador. Agita con palabras, acompañadas siempre de gestos de su cuerpo. Embandera su propia acción como ejemplo. Pone todo. Está seguro que desde su lugar puede multiplicar. Y está seguro de que esa función es útil en el equipo.  

En la empresa no es el CEO ni el dueño. Tampoco es necesariamente del primer nivel de apertura en la estructura empresaria. Pero él mismo sabe de su actitud y de su efecto dinamizador, aunque esté en una línea inferior de la pirámide.

Para el empresario puede ser tan importante, que si lo reconoce y disfruta, puede constituirse en aquello que le hace llegar a la empresa con alegría: Además del buen día lo recibe la frase justa con la  carga de optimismo necesaria. Mirá si no es importante.

En toda empresa existe. No siempre se lo reconoce y aprovecha. Más de una vez uno se sorprende de un resultado obtenido por alguien de quién eso no se esperaba.

Seguramente el dinamizador habrá aprovechado una reunión para dejar una frase a lo Masche: “Estoy harto de comer mierda!” y originó así importantes acciones en cadena.

O estimuló a un empleado en particular, quizás con poca confianza para lograr un objetivo, cuando dejó caer un: “Hoy te comés el mundo. Hoy vas a ser el héroe”, como Mascherano a Romero, subrayando la frase por un beso, iluminando la acción.

Es seguro que en su empresa existe. Lo reconoce? Es su función localizarlo, reconocerlo y darle su importancia. También para eso puede servirnos el efecto Mascherano. 

- - -

(Seguime en Twitter @CarlosGilCoach #hoyycoaching // Poné ME GUSTA en mi Fan Page www.facebook.com/cgil.coach )