NO SÉ TODO LO QUE SÉ. Vos… sabías que sabías?

 Unas veces casualmente. Otras por necesidad, casi obligado a hacer algo por primera vez, descubres que ya sabías sobre eso…  aunque antes creías no saber o que no podías hacerlo.

Y de pronto saber que sabés, conocer más sobre tus habilidades, puede hacerte sentir mejor, contribuir a tu autoestima, conocer tus potencialidades y hasta considerar la posibilidad de desarrollarlas.

Es el Coach quien mejor pudo acompañarte en este proceso, con sus preguntas y seguramente encontrará entre sus herramientas la apropiada para que multipliques y disfrutes ese estado. 

‘Qué tal si haces de esos como para venderlos’ te dijo alguien y fue el comienzo de tu micro emprendimiento. Antes de ese momento ni siquiera estaba en tu lista de posibilidades. Sinceramente, NO SABÍAS QUE SABÍAS HACERLO. Pusiste esfuerzo, pasión y resultó una habilidad productiva y beneficiosa en todos los aspectos.

Más vale pensar, ante un nuevo desafío, que también eso puede caer en la lista de habilidades QUE NO SÉ QUE SÉ. Antes de simplemente negarse con un `De eso no sé’

De toda circunstancia que vivimos, nada es en vano. Más allá de disfrutar, sufrir, compartir, amar, hacer, vamos incorporando –sin proponérnoslo- conocimientos y habilidades que, poniendo actitud y entrega, podemos luego desarrollar satisfactoriamente.

Por eso, antes de negarnos a algo, hemos de pensar que quizás está en nuestra lista de TODO LO QUE NO SÉ QUE SÉ.

Y nos puede acompañar el Coach en esta nueva autopista que se abre ante la búsqueda, construcción y disfrute de nuevos caminos.