LA AGENDA DE CLIENTES DEL COACH HABLA DEL COACH

Coincidí en una fiesta con 11 de mis clientes. Para celebrar y reflexionar.

Confianza y Confidencialidad en el Coaching

 

Que el coach no divulgue el nombre de sus clientes impide usar una herramienta que en otros servicios es muy mencionada. Dicen “nuestros clientes” y siguen logos o nombres que en cierto modo garantizan el servicio o pueden hasta ser consultados como garantía.

En mi Sitio diseñé un camino en que el cliente anónimo, sólo codificado, puede aceptar una consulta, responderla o no y decidir si quiere darse a conocer.  Sigue estando en sus manos tan importante condición.

Coinciden mentores y colegas, en que el “boca a boca” es el medio más señalado al corroborar las fuentes que nutren una agenda de clientes. Parecería entonces que la confidencialidad atentara severamente contra ese modo.

Es allí donde la confianza en el Coach juega un papel definitivo. Con fe en el profesional, en el acompañamiento efectivo que aportó al cliente, en el resultado eficaz del trabajo, en el respeto a la confidencialidad, es fácil que el cliente quiera extender el beneficio experimentado a seres queridos, familiares, amigos, colegas profesionales, empresarios vinculados y a todas sus relaciones.

Con la confianza en que no será defraudada la expectativa en el profesional, que no se alterarán los beneficios de la confidencialidad, es muy probable que trabaje impensadamente en varios sentidos para ayudarnos con la agenda de clientes.

Viví recientemente una celebración a la que fui invitado por un cliente/coachee, a quien conocí sólo a partir de mis servicios profesionales y me encontré entre poco más de un centenar de personas invitadas, con 11 clientes míos, activos o recientes, que figuraban entre las relaciones del anfitrión.

Algunos de ellos ni supieron siquiera de la condición que los unía.

Pero celebré los efectos de saber que un profesional del coaching, defendiendo la confidencialidad, puede contar con el aporte efectivo del boca a boca para conformar su agenda, sobre todo si logra la confianza plena del coachee.