HACER UN FELIZ LUNES Es posible y recomendable

Aunque carga con pesadas sentencias, el lunes puede y debe ser un día feliz, y comenzar así la semana productiva.

La rutina o hábito comentado por Osho me consta es altamente efectivo. Despertar y simultáneamente agradecer según  nuestra fe o afectos. Aún en la cama, iniciar el diálogo con el cuerpo –el que hará mi felicidad- y desperezarme elongando parte por parte, pero siempre sonriendo. Si, forzando una amplia sonrisa. Aunque al principio pueda parecer difícil o ridículo, puedo exigírmelo,….y sale! Aunque Osho recomienda cinco minutos, con algunos menos, también funciona.

Y en cuanto al diálogo con el cuerpo, es necesario tratarlo como que “ese eres tú” y no el envase o máquina que te lleva donde tu cerebro ordena. Registrar tu cuerpo, sentir cómo está, qué está pidiendo y aprestarse a satisfacerlo puede ser parte del nuevo diálogo con alguien que eres tu mismo, y que nunca se equivoca por no poder engañarlo.

Por eso esta mañana al levantarme seleccioné música (salsa esta vez), comencé mi movimiento con ritmo y alegría -aún cuando no sé bailar-, mientras preparaba la ducha y aún durante y después de ella.

Cuerpo, movimiento, sonrisa, alegría, diálogo con ese cuerpo…. Ah! Y siento que es éste un muy feliz lunes!

HICE YO MISMO LA DIFERENCIA !